Crisis de Venezuela: 7,1 millones abandonan el país desde 2015

Más de siete millones de venezolanos han dejado su tierra natal desde 2015 en medio de una crisis económica y política en curso, según nuevos datos de la ONU.

Más de la mitad de ellos enfrentan desafíos para acceder a alimentos, vivienda y empleo estable, dice la ONU.

Pero a pesar de las dificultades que enfrentan en el extranjero, el flujo de venezolanos que escapan de la agitación en su tierra natal no ha cesado.

Las agencias de ayuda advierten que estos migrantes corren el riesgo de ser olvidados en medio de otras crisis.

“No hay duda de que se trata de una gran crisis prolongada que está sacudiendo la región [de América Latina]”, dijo a la BBC David Miliband, presidente del Comité Internacional de Rescate.

“Pero también está claro que las prioridades que compiten por la atención mundial -Ucrania, la hambruna en el este de África, el trauma en Afganistán- están drenando la atención de una manera bastante peligrosa”.

Más del 80% de los que se han ido de Venezuela viven en América Latina y el Caribe, en países que a menudo ya luchan por brindar salud y educación a sus propios ciudadanos.

La población de Venezuela ha caído de 30,08 millones en 2015 a un estimado de 28,25 millones ahora según las últimas cifras de la ONU.

Línea gris de presentación corta

“Muchos de los gobiernos de América Latina están tratando de hacer lo correcto en la gestión del movimiento de venezolanos, pero es un gran desafío”, dijo Miliband en una visita a Colombia, que alberga a 2,48 millones de venezolanos.

“Es peligroso suponer que esta carga puede soportarse indefinidamente”, advirtió.

Otras agencias de ayuda también han estado haciendo sonar la alarma. El Representante Especial de la ONU para Refugiados y Migrantes de Venezuela, Eduardo Stein, ha dicho que la mitad de todos los refugiados y migrantes venezolanos no pueden pagar tres comidas al día y carecen de acceso a una vivienda segura y digna.

Es una experiencia que Sarahí, de 33 años, recuerda muy bien. “Durante más de un año, tuve que elegir entre pagar un techo sobre mi cabeza o pagar la comida”, recuerda.

Derechos humanos y libertad de expresión salió de Venezuela

El periodista de investigación que cubría derechos humanos y libertad de expresión salió de Venezuela hace 10 años tras recibir amenazas. Ella está ocultando su apellido por razones de seguridad.

Sarahí se instaló en la vecina Colombia y ahora está ayudando a integrar a los migrantes venezolanos que han seguido sus pasos.

Ella dice que si bien las razones de los venezolanos para irse son múltiples, desde buscar acceso a la atención médica y la educación, que se han derrumbado en muchas partes de Venezuela, hasta buscar empleo, muchos enfrentan las mismas dificultades una vez que llegan.

“Muchos de nosotros, aunque tengamos títulos universitarios, tenemos que trabajar en lo que podamos para sobrevivir y mantener a nuestras familias que todavía están en Venezuela”, explica.

“Vine solo, con una sola maleta. Contenía ropa para el clima más frío de Bogotá, mis certificados universitarios y fotos de mi familia”.

Una familia venezolana se dirige al Centro de Vivienda Temporal para Migrantes San Antonio Casa Esperanza después de caminar durante semanas para cruzar a Colombia y continuar su viaje a los Estados Unidos, en San Antonio del Táchira, Venezuela, el 25 de septiembre de 2022.FUENTE DE IMAGEN,IMÁGENES FALSAS Captura de imagen, El Tapón del Darién es una extensión fangosa de selva densa que se extiende a ambos lados de la frontera entre Colombia y Panamá.

Si bien la mayoría de los venezolanos se han dirigido a Colombia, Perú y Ecuador, un número creciente se está embarcando en una travesía aún más peligrosa: hacia el norte a través de la extensión selvática conocida como el Tapón del Darién hasta Panamá y más allá.

Más de 3.000 migrantes, en su mayoría venezolanos, cruzan cada día, según sugieren las cifras de las autoridades colombianas.

La caminata de 97 km (60 millas) a través de pantanos y montañas puede demorar más de una semana en completarse y los robos y las violaciones no son infrecuentes en la extensión de la jungla sin ley.

Uno de los que lo ha hecho es Gabriel Moreno. El venezolano le dijo a la Cruz Roja Internacional en Panamá que le tomó dos días y medio cruzar el Tapón del Darién con su esposa.

Dice que fue gracias a su forma física que logró completar la travesía más rápido que la mayoría.

Gabriel Moreno hablando con el CICRFUENTE DE IMAGEN,CORTESÍA CICR Captura de imagen, Gabriel Moreno ha estado en movimiento desde que salió de Venezuela en 2016, cruzando siete países

Y aunque muchos venezolanos ya habrán caminado cientos o incluso miles de kilómetros antes de llegar a la jungla del Darién, la resistencia de Moreno proviene de haber cruzado siete países.

“Mi viaje comenzó en 2016 cuando decidí irme de Venezuela a Perú”, dice. “Mi ambición era construir un hogar para mí y mi familia en algún lugar donde pudiéramos vivir en paz y no ser oprimidos”.

Desde Perú, el Sr. Moreno viajó al sur a Chile y luego a Argentina antes de dirigirse al norte nuevamente a través de Bolivia, Chile, Perú, Ecuador y Colombia a Panamá.

Como muchos migrantes venezolanos, hizo la mayor parte del viaje a pie. “He tenido que caminar mucho”, dice, antes de agregar que ahora intentará quedarse en Panamá.

Mapa de rutas migratorias venezolanas

El viaje épico de Moreno refleja un fenómeno que las agencias de ayuda han presenciado cada vez más a medida que la pandemia de covid-19 golpea con fuerza a los países de América Latina.

Con las oportunidades en la economía informal, que es donde muchos inmigrantes trabajan por primera vez, severamente restringidas durante los cierres, los venezolanos que se habían establecido en una nación anfitriona vieron disminuir sus escasos ingresos y tuvieron que mudarse una y otra vez.

Este fenómeno también plantea desafíos para los países anfitriones, dice Natalia Durán. Ha coordinado la respuesta a la migración en la ciudad colombiana de Bucaramanga, que ha recibido a más de 40.000 venezolanos en los últimos años.

“Hay una gran variedad de personas en diferentes situaciones, que van desde aquellos que buscan establecerse de forma permanente, hasta aquellos en tránsito que solo están tratando de seguir adelante, e incluso aquellos que solo vienen brevemente a Colombia para recibir atención médica y luego regresan a Venezuela. ,” ella explica.

El politólogo, que también ha trabajado en el tema migratorio a nivel nacional, dice que los medios suelen resaltar el impacto negativo de la migración, como los delitos cometidos por extranjeros.

Pero ella dice que rara vez informan sobre los aspectos positivos, como la forma en que las cosechas intensivas en mano de obra en las plantaciones de café y flores se han salvado gracias a la afluencia de trabajadores jóvenes.

Lo que le gustaría ver es una mayor inversión en la integración de los inmigrantes, por lo que la afluencia no se ve como un problema, sino como una oportunidad para el enriquecimiento económico, cultural y gastronómico de la nación anfitriona.

“Algunos de los que han llegado tienen habilidades impresionantes”, dice ella. “Han creado empresas y han aportado conocimientos que han beneficiado a las ciudades anfitrionas ya sus habitantes”.

La entrada Crisis de Venezuela: 7,1 millones abandonan el país desde 2015 se publicó primero en Joe Irizarry Noticias Cristianas.

Share Button

Otras Noticias