Expertos: La CPI y la ONU culparon a Israel por una hambruna que nunca ocurrió en Gaza

Profesores de la Universidad de Columbia: «Descubrimos que el suministro de alimentos que ingresa a Gaza es más que suficiente para alimentar a los 2,2 millones de habitantes de Gaza».

Los profesores de la Universidad de Columbia, Awi Federgruen y Ran Kivetz, analizaron los datos disponibles y realizaron investigaciones cuyos “hallazgos demuestran que se están suministrando cantidades suficientes de alimentos a Gaza”, señalaron en un resumen de sus hallazgos presentado al The Jerusalem Post.

Señalan que es “un mito que Israel sea responsable de la hambruna en Gaza”. Argumentan que la Corte Penal Internacional y la ONU se han unido a Hamás para culpar a Israel por una “hambruna que nunca existió, con la esperanza de detener la guerra [en Gaza]”.

Los dos profesores hablaron con el Post a principios de junio y proporcionaron un resumen y detalles sobre sus hallazgos sobre el tema de la hambruna en Gaza.

El profesor Awi Federgruen es presidente de la División de Decisiones, Riesgos y Operaciones de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia. Es un experto en cadenas de suministro, logística y ciencia de datos. Ran Kivetz es profesor Philip H. Geier en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia. Es un experto en la toma de decisiones, incluida la intersección entre la economía del comportamiento y las ciencias políticas.

Los dos expertos señalaron que la CPI ha solicitado órdenes de arresto para altos funcionarios israelíes, incluido el Primer Ministro Benjamín Netanyahu y el Ministro de Defensa Yoav Gallant. La CPI afirmó que Israel está “causando hambruna como método de guerra, incluida la negación de suministros de ayuda humanitaria [y] atacando deliberadamente a civiles en conflicto”, señalan en su resumen. Los dos profesores lo discuten.

Examinaron los “datos concretos, disponibles de fuentes como COGAT y la ONU”, señalan. Las investigaciones y los hallazgos de Federgruen y Kivetz demuestran que se están suministrando cantidades suficientes de alimentos a Gaza. Según su investigación, «demuestran que 250 camiones son suficientes para alimentar a toda la población de Gaza, de acuerdo con una dieta normal en América del Norte».

Hamás disparó cohetes contra el cruce de Kerem Shalom el 5 de mayo, matando a cinco soldados y provocando el cierre breve de la frontera. Sin embargo, el suministro se ha reanudado desde entonces. “Israel tiene la intención de aumentarlo aún más hasta el nivel de 400-500 camiones/día. Además, Israel detiene periódicamente las ofensivas durante cuatro horas al día para facilitar estas entregas”, señalan.

«Sin embargo, los alimentos no se distribuyen de forma constante dentro de Gaza», añaden. Los profesores señalan informes que sugieren que el hecho de que no se distribuyan alimentos dentro de Gaza se debe al sabotaje y al robo por parte de Hamás.

Sostienen que “la CPI, la ONU y la comunidad internacional deberían culpar sólo a quien le corresponde: a Hamás, que inició la guerra masacrando a más de 1.000 civiles israelíes y extranjeros y tomando más de 200 rehenes que aún no han sido liberados y muchos asesinado en cautiverio. Pero, lamentablemente, la ONU, la CPI e incluso algunos gobiernos occidentales ignoran sistemáticamente los datos”.

Los expertos también argumentan que los principales medios de comunicación han distorsionado la información de Gaza, y esto ha llevado a que se culpe a Israel como la causa de la supuesta hambruna.

“De hecho, los principales medios de comunicación siguen vacilando entre acusaciones (falsas) de que Israel está provocando hambruna, está perpetrando genocidio y está saboteando los acuerdos de toma de rehenes con Hamás. Semejante narrativa difamatoria pretende poner fin a la guerra entre Israel y Hamás a toda costa, incluida una victoria de Hamás, un futuro sombrío para los habitantes de Gaza e Israel y un cautiverio cruel e interminable para los rehenes y sus familias. La falsa narrativa de la hambruna también ha sido explotada por la CPI, la CIJ y la ONU para apoyar sus fallos y acciones injustificadas contra Israel”, afirman.

Federgruen y Kivetz también señalan que algunas de las afirmaciones relacionadas con la hambruna en Gaza se remontan a informes problemáticos.

Por ejemplo, “en marzo de 2024, una organización llamada Clasificación Integrada de Fases de Seguridad Alimentaria (IPC), un brazo de la ONU, emitió un informe prediciendo el advenimiento de una gran hambruna en Gaza supuestamente provocada por Israel. Ese informe del IPC cobró vida propia. Por ejemplo, fue citado por OXFAM, que acusó a Israel de “tomar decisiones deliberadas para matar de hambre a los civiles” y afirmó (sin ninguna fundamentación) que un grupo de habitantes del norte de Gaza subsistía con tan solo 245 calorías por día”, señalan.

Los expertos dicen que siguieron de cerca los datos desde el comienzo de la guerra. “Lo hacemos profesionalmente. No confiamos en las historias. No es difícil obtener datos concretos sobre el suministro de alimentos. Nuestro análisis se basa en datos de COGAT, así como en informes y datos del informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Estos datos muestran una imagen totalmente diferente de lo que la CPI y la ONU están tratando de pintar, y refutan directamente las afirmaciones infundadas de que Israel está provocando una hambruna o utilizando el hambre como método de guerra”. COGAT es la unidad de coordinación de las FDI responsable de gestionar la ayuda que ingresa a Gaza. También publica información sobre el importe de las ayudas entrantes.

La ayuda que ingresa a Gaza lo hace a través de Israel, especialmente después de que Egipto cerró el cruce de Rafah el 8 de mayo. “La primera parte de esa cadena de suministro de alimentos está en manos de Israel porque Israel es la fuerza principal que controla lo que ingresa a Gaza. Sin embargo, una vez que los alimentos entran en Gaza, la cadena de suministro ya no está bajo el control de Israel, ya que los alimentos pasan a manos de las ONG, la ONU y las intervenciones de Hamás”, señalan los académicos.

“Descubrimos que el suministro de alimentos que ingresa a Gaza es más que suficiente para alimentar a los 2,2 millones de habitantes de Gaza según lo que se considera una dieta normal en América del Norte. Esto se debe a que si sólo 250 camiones entran a Gaza cada día (en realidad entran más), y suponiendo que los alimentos se distribuyan adecuadamente, cada habitante de Gaza recibiría la cantidad de alimentos que consume el individuo promedio en América del Norte. Esto se suma a los alimentos que los propios habitantes de Gaza siguen produciendo”.

Señalan que su cálculo se basa en que cada camión transporta 20 toneladas de alimentos. Esto significa que 250 camiones proporcionan cinco millones de kilogramos, aproximadamente 2,25 kilogramos por persona en Gaza. “Esto es casi idéntico a los 2,36 kg de alimentos por día que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que consume un individuo promedio en América del Norte”.

Los profesores señalan que “nuestros hallazgos han sido recientemente corroborados de forma independiente por un documento de trabajo escrito por investigadores de la Universidad de Tel Aviv, la Universidad Hebrea, la Universidad de Haifa, la Universidad Ben Gurion, Shaare Zedek y el Ministerio de Salud de Israel. La conclusión de ese documento es que cada habitante de Gaza recibió 3.374 Kcal al día, mientras que sólo se necesitan 2.100 Kcal”.

Si bien está entrando suficiente ayuda a Gaza, señalan que es posible que no siempre se distribuya a la gente debido a otros factores, como la guerra y el control de Hamás. “Podemos decir con un alto grado de confianza profesional que si hubo una hambruna en algún lugar de Gaza, no fue instigada por Israel. Por el contrario, Israel está realizando una variedad de esfuerzos para garantizar que entren suficientes alimentos a Gaza a través de los cruces terrestres”, afirman.

El examen de los datos por parte de los profesores se suma a un creciente conjunto de pruebas que rechazan las afirmaciones de hambruna en Gaza. Sin embargo, el caos de la guerra en Gaza y otros factores significan que se seguirá culpando a Israel por lo que está ocurriendo en Gaza, incluso si Israel no es culpable de la fallida distribución de alimentos.

Hamás no sólo parece secuestrar camiones de ayuda, sino que también se beneficia de las afirmaciones de hambruna porque puede intentar aprovechar esas afirmaciones para presionar a Israel para que detenga los combates.

Fuente: 
JPost- Traducido por UnidosxIsrael

The post
Expertos: La CPI y la ONU culparon a Israel por una hambruna que nunca ocurrió en Gaza first appeared on
Unidos x Israel.

Fuente: Unidos x Israel

Share Button

Otras Noticias