En el estéril sur, israelíes y árabes trabajan para reverdecer Oriente Medio

En el programa ambiental del Valle de Aravá, las semillas de la cooperación se arraigan entre israelíes, palestinos y jordanos 


Hileras de maíz, espinacas, zanahorias y capuchina se desarrollan cerca del borde del Kibutz Ketura, en el estéril Valle de Aravá, al sur de Israel. Cerca, una antena parabólica con espejos destila 400 litros de agua potable por día, y los desechos de alimentos se convierten en gas de cocción en un tanque cargado con sacos de arena.

El “Centro Off Grid” del Instituto de Estudios Ambientales de Aravá prueba y modela tecnología para comunidades que están desconectadas de servicios públicos como agua, electricidad y alcantarillado. Es parte del objetivo del instituto de mejorar los intereses ambientales y humanos en la región a través de la cooperación ambiental. Los tanques que producen gas de cocción están diseñados para ser utilizados por Neguev Bédouin, mientras que los cultivos y sistemas de purificación de agua se desarrollaron con la región Turkana de Kenia, que tiene un clima similar al valle de Aravá.

Los acuíferos que suministran agua subterránea al proyecto son compartidos con la vecina Jordania, señala el rabino Michael Cohen, involucrado con el instituto desde 1996.

“El medio ambiente es una constante que nos permite seguir avanzando”, dijo Cohen. “Las líneas, las fronteras, los muros, las divisiones – al ver el medio ambiente todos desaparecen”.

El Valle de Aravá es un desierto seco, desolado que se extiende desde el Golfo de Aqaba y Eilat hasta el extremo sur del Mar Muerto. Al oeste está el desierto del Neguev de Israel; al este están las montañas rocosas e irregulares que rodean el valle Wadi Rum de Jordania.

El Instituto Aravá de Estudios Ambientales, establecido en 1996, se encuentra a unos 25 kilómetros al norte de Eilat, en el Kibutz Ketura, una pequeña comunidad con vistas a las montañas de arenisca en el lado jordano de la frontera.

Filas de árboles de dátiles y la montañosa frontera jordana vista desde el Kibutz Ketura en el sur de Israel. (Lucas Tress / Tiempos de Israel)

El instituto es un centro académico y de investigación que acoge estudiantes de Israel, Jordania, Cisjordania y otros lugares. El enfoque en el medio ambiente ofrece a los estudiantes una plataforma para abordar y discutir los conflictos en la región.

“Este es el único lugar que lleva a estudiantes jordanos, palestinos e israelíes a estudiar juntos. Comparten el mismo salón de clases, el mismo comedor, el mismo césped”, dijo el doctor Tareq Abu Hamed, director académico del instituto y ex científico jefe adjunto del Ministerio de Ciencia de Israel y científico Jefe interino.

“No intentamos convencer a ninguna de las partes”, dijo Abu Hamed. “Los exponemos a la realidad de esta región y los alentamos a hablar de ello”.

El programa ha producido 935 graduados desde que se estableció en 1996. Alrededor del 29 por ciento son israelíes judíos, y alrededor del 24 por ciento son árabes de Israel, Jordania y los territorios palestinos. La mayoría del resto son de Estados Unidos y Canadá. Los cursos de pregrado y posgrado del programa se imparten en inglés y están acreditados por la Universidad Ben-Gurion del Neguev en Beersheba. La facultad incluye dos profesores árabes y uno de EE.UU., mientras que el resto son en su mayoría israelíes.

Los estudiantes jordanos son reclutados a través de un anuncio en árabe que dice: “Ven a estudiar el medio ambiente en el valle de Aravá”. Cuando los futuros estudiantes llaman al número de teléfono que aparece, descubren que el programa está ubicado en Israel, dijo Cohen, y puede decidir si sigue adelante o lo deja. Los estudiantes palestinos llegan al programa a través del boca a boca, los alumnos palestinos y los contactos del instituto con las universidades y ONGs palestinas.

Los estudiantes trabajan en el campo en el Instituto Arava. (Cortesía)

A los estudiantes se les da un foro para discutir la situación política y social de la región, y presentar su parte de la historia, en un seminario semanal. Por ejemplo, antes del Día de la Independencia de Israel, los estudiantes palestinos dan una presentación sobre la Nakba y los estudiantes israelíes exponen sobre la Guerra de Independencia de Israel. A diferencia de otras universidades mixtas en Israel, el instituto anima a los estudiantes a hablar sobre el conflicto, dijo Abu Hamed.

La idea de abordar el conflicto ahora es prepararlos para colaborar en proyectos ambientales en el futuro.

“Hacemos las actividades narrativas y aprendo del otro lado, igual que ellos aprenden de mí. Creo que puede mejorar mi vida diaria, especialmente donde vivo”, dijo Mohannad Nairoukh, de Jerusalem Este. “Aprendí a contenerme. Quiero escuchar primero la otra perspectiva, luego dar mi opinión”, dijo.

Los estudiantes israelíes, la mayoría de los cuales son de centro-izquierda políticamente, también comienzan a cambiar. Cuando se sienten culpados por el conflicto, o si alguien legitima a Hamas, por ejemplo, pueden verse moviéndose más a la derecha, dijo Ben Yelin, de Haifa. La ubicación aislada ayuda a mantener todo tranquilo, mientras que el uso del inglés como idioma compartido nivela el campo de juego, dijo Yelin, a diferencia de la corriente dominante en la sociedad israelí.

El enfoque en mejorar el medio ambiente, que beneficia a todos en la región, les ayuda a encontrar un terreno común, dijo Yelin.

Fuera de clase, los estudiantes viajan en Israel, Jordania y Cisjordania. Los estudiantes israelíes visitaron la aldea palestina de Wadi Fukin para recoger aceitunas este año, mientras que estudiantes palestinos visitaron el norte de Israel.

El intercambio cultural les ayuda con sus estudios ambientales también. Los estudiantes israelíes visitaron una aldea de la Ribera Occidental y vieron el sistema de gestión de agua que la comunidad había desarrollado durante cientos de años, dijo Zohar Weiss, de Karmiel. El estudiante palestino Nairoukh no estaba familiarizado con el compostaje antes de aprenderlo de sus compañeros de clase israelíes.

Los caminos divergen
Mientras que los estudiantes israelíes y árabes están en pie de igualdad durante sus estudios, después de graduarse sus caminos divergen. Las oportunidades para trabajar en el campo son limitadas en Cisjordania y Jordania, especialmente para las mujeres árabes. El hecho de que hayan estudiado en Israel también puede ser problemático.

“Tuve esta conversación con un estudiante jordano sobre cómo me percibe la gente por estudiar en Israel, ¿lo pongo en mi CV?, ¿las empresas me aceptarán o no?”, dijo Nairoukh.

Mohammad Nairoukh, estudiante del Instituto Aravá, a la izquierda. (Cortesía)

Algunos recibieron permisos para estudiar en Israel por el instituto y es probable que no puedan trabajar en Israel después de graduarse.

El programa ve a la población estudiantil mixta como una ventaja para proyectos futuros. Los centros de investigación del Instituto realizan investigaciones transfronterizas, lo que significa que los israelíes se asocian con jordanos y palestinos, dijo Abu Hamed. Los estudiantes jordanos pueden llevar a cabo la investigación en su lado de la frontera, ayudando tanto al instituto como a sus propias carreras, dijo Abu Hamed.

Los exalumnos del programa celebran reuniones regionales que giran entre Israel, Jordania y Cisjordania, y pueden recibir financiamiento para proyectos conjuntos.

“Queremos que colaboren entre sí para resolver los problemas ambientales de la región, por lo que todo lo que hacemos aquí está estructurado de acuerdo con este propósito”, dijo Abu Hamed.

Los estudiantes pueden aplicar el trabajo relacionado con estos problemas en el centro “Off-Grid Hub”, que actúa como sitio de demostración y pruebas para estudiantes y las nuevas empresas, dijo Tal Holzman, una guía para el instituto. El centro actúa como puente entre los académicos y la gente en el terreno que necesitan la tecnología, dijo Holzman.

‘Hacer mi lugar verde como aquí’
De un tercio a la mitad de la población mundial está fuera de la red hasta cierto punto, dijo Holzman, lo que significa que carecen de acceso a instalaciones como la electricidad y el agua corriente. El centro se centra en las comunidades en estas áreas, tales como el área de Turkana del norte de Kenia. El desarrollo de tecnología para estas áreas beneficia a la gente en el terreno, ayuda a poblaciones cercanas y amplía el mercado de energía renovable, dijo Holzman.

“Kenia tiene el mismo clima que esta región de Arava”, dijo Martin Ekaale Echwa, estudiante de Kenya centrado en la agricultura sostenible. “La forma en que el sistema de goteo ha transformado este desierto, llevaré este conocimiento a casa para hacer que mi lugar sea verde como aquí”.

Maíz cultivado con riego por goteo en el Instituto Arava. (Lucas Tress / Tiempos de Israel)

El sistema de destilación por satélite, diseñado por SunDwater, funciona sin electricidad ni infraestructura. Convierte agua salada o agua contaminada en agua dulce potable, que puede usarse tanto para beber como para riego. La placa espejo-alineado dirige la luz del sol sobre una caldera de agua, evaporando el agua y produciendo vapor de agua puro. El satélite rastrea el movimiento del sol durante todo el día, y el monitor del sistema y la bomba son alimentados por energía solar. La unidad en el instituto destila agua gris de los dormitorios.

El sistema de biogás fue desarrollado por los estudiantes para uso de los beduinos del Neguev. El biogás se compone principalmente de metano y dióxido de carbono y es producido por bacterias que descomponen los materiales orgánicos. El agua y los residuos orgánicos entran en el tanque y el biogás se distribuye a través de una bomba. El gas se puede utilizar para cocinar, calentar, iluminar y generar electricidad, y el agua se puede utilizar como fertilizante.

El sistema estaba siendo utilizado por los beduinos, pero la bomba seguía rompiéndose, por lo que los estudiantes agregaron sacos de arena a la parte superior del tanque. El peso de los sacos de arena comprime el gas, que ahora se puede distribuir sin usar una bomba.

El instituto tiene proyectos sobre el terreno en África y Oriente Medio, pero ahora planea expandirse para ganar influencia en la región y llegar mejor a los responsables políticos, dijo Abu Hamed.

“Creemos que es hora de construir otro Instituto Aravá en Cisjordania o en Jordania para tener otra sección, organización palestina o jordana que tenga la misma visión que la nuestra. Así es como podemos expandir más en Oriente Medio”, dijo Abu Hamed.

 

 

Fuente: EnlaceJudio

La entrada
En el estéril sur, israelíes y árabes trabajan para reverdecer Oriente Medio aparece primero en
Unidos x Israel.

Fuente: Unidos x Israel

Share Button

Otras Noticias