El engaño de Al-Aqsa de los líderes palestinos ataca de nuevo

Distorsionar la realidad del Monte del Templo como herramienta para estimular la muerte y la destrucción es algo natural para los jefes de Ramallah y Gaza.

Un alborotador palestino levanta las manos en una «V» de «victoria» cerca de la Cúpula de la Roca en el Monte del Templo en Jerusalén. Foto de Sliman Khader / Flash90.

Era de esperar la respuesta antiisraelí a la actual violencia palestina y árabe de Jerusalén oriental, sobre todo porque ha estado en un crescendo constante desde las semanas previas y durante el mes sagrado del Islam del Ramadán. Pero, contrariamente a la exitosa difusión y perpetuación de la propaganda, no tiene nada que ver con el comportamiento israelí o su celebración del Día de Jerusalén, el aniversario de la unificación de la ciudad después de la Guerra de los Seis Días de 1967.

El líder de la Autoridad Palestina y su facción Fatah lo saben muy bien. Lo mismo ocurre con Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, y los otros grupos terroristas, como la Jihad Islámica, que acechan en el enclave más allá de la frontera sur de Israel.

Irónicamente, la verdadera lucha que está teniendo lugar en este momento es entre Fatah y Hamas, con Israel atrapado en el fuego cruzado, pero obligado a tomar medidas policiales contra los alborotadores en Jerusalén y lanzar ataques militares sobre Gaza.

El momento de esta última ronda de los llamados «enfrentamientos» no es una coincidencia. Por el contrario, fue calculado y cultivado por Abbas, quien temía con razón una victoria de Hamas en las elecciones legislativas y presidenciales palestinas, las primeras desde 2006, aparentemente programadas para fines de mayo. Antes de posponer indefinidamente la votación, que solo había programado en primer lugar para apaciguar a sus donantes occidentales, la A.P. El jefe se dirigió a su zona de confort de incitación contra los judíos e Israel para demostrarle a su pueblo que es tan incondicional y radicalmente antisemita como cualquiera de sus rivales de Hamas.

Es consciente de que un método infalible para explotar la credulidad de los jóvenes exaltados y enfurecerlos es reiterar afirmaciones falsas acerca de que Israel intenta «asaltar» la mezquita de Al-Aqsa. No importa que la casa de oración musulmana en cuestión esté ubicada en el Monte del Templo, el sitio más sagrado del judaísmo. En la tradición de su predecesor, el architerrorista y jefe de la OLP Yasser Arafat, Abbas es un «negador del templo» que rechaza la historia de los judíos en la ciudad y su conexión con ella.

Que esta posición vaya en contra de los antiguos textos islámicos es irrelevante para Abbas, quien siempre juega rápido y suelto con los hechos como algo natural. Tampoco tiene problemas para negar el Holocausto y acusar a Israel de emular a los nazis al mismo tiempo. Entonces, distorsionar la realidad del Monte del Templo como una herramienta para estimular la muerte y la destrucción es algo natural para él.

Para competir con su intento de provocar otra intifada, Hamas y la Jihad Islámica volvieron a su propia batalla de desgaste contra el estado judío cuya aniquilación busca. Antes de la retirada de Israel de Gaza en 2005, esta guerra se caracterizó por atentados suicidas con bombas en centros comerciales, autobuses, cafés y una discoteca israelíes.

Cuando la frecuentación de los centros de población israelí se volvió más difícil para Hamas después de la retirada, recurrió a ataques con cohetes, morteros y artefactos incendiarios sobre la frontera. Aunque normalmente no apunta a Jerusalén, hogar de Al-Aqsa y una población árabe cuyo apoyo busca y operativos que recluta, Hamas el lunes por la noche apuntó a la Ciudad Santa.

Fue la primera vez desde la «Operación Margen Protector», la campaña de 2014 de Israel contra los terroristas y la infraestructura de túneles en Gaza, que el grupo terrorista en realidad apuntó proyectiles y golpeó el área de Jerusalén. Incluso se atribuyó con orgullo la responsabilidad de hacerlo, con el argumento de que estaba castigando a Israel por «confrontar violentamente» a los palestinos allí.

La ficción de las provocaciones israelíes es tan antigua como la declaración de que los judíos pretenden destruir Al-Aqsa. E independientemente de la evidencia que refute ambos, una vez que se inventa y se difunde una mentira, permanece incrustada en las mentes de aquellos que desean creerla.

Un ejemplo clásico que vale la pena plantear en este contexto es el mito de que la visita de Ariel Sharon al Monte del Templo el 28 de septiembre de 2000 provocó el estallido de la Segunda Intifada («Al-Aqsa»), más acertadamente descrita como la de más de cuatro años de guerra de bombardeos suicidas contra israelíes inocentes. Sharon, quien más tarde se convirtió en primer ministro de Israel, era el líder del Partido Likud y de la oposición en ese momento.

Hasta el día de hoy, los miembros de la izquierda israelí y sus contrapartes en el extranjero se adhieren a la historia de que, al pisar el sitio, Sharon «provocó» lo que se informó como una especie de erupción espontánea del terrorismo palestino. Sí, su gesto aparentemente ofensivo llevó al asesinato en masa de soldados y civiles en su vida diaria.

Sin embargo, la verdad es que Sharon no solo había recibido permiso del entonces jefe del Servicio de Seguridad Preventiva, Jibril Rajoub, de la Autoridad Palestina, para subir al Monte del Templo ese día, pero, lo que es más importante, el liderazgo palestino había estado planeando una segunda intifada (la primera tuvo lugar desde finales de 1987 hasta el otoño de 1993) durante casi un año antes de la infame visita.

Es bastante despreciable que cualquier israelí, y mucho menos un funcionario de gran estatura, necesite solicitar el consentimiento de una figura vil como Rajoub para acceder al sitio judío más sagrado del mundo. Como mínimo, a Sharon se le debería haber dado crédito por su sensibilidad, en lugar de culparlo de que los palestinos mataran a cientos de israelíes.

Pero la idea de que un ataque tan prolongado, multifacético y sangriento simplemente estalló porque un político israelí ingresó al complejo del Monte del Templo es más que indignante. Cualquiera que haya aceptado esa invención necesita que le examinen la cabeza.

Lo mismo se aplica a quienes continúan permitiendo que los jefes de Ramallah y Gaza se salgan con la suya con el engaño de Al-Aqsa. Son los judíos, no los árabes, los que tienen prohibido rezar en el lugar sagrado. Y es Israel, no la Autoridad Palestina, quien salvaguarda la libertad de culto para todas las religiones.

Ruthie Blum es una periodista con sede en Israel y autora de «To Hell in a Handbasket: Carter, Obama, and the‘ Arab Spring ’».

Fuente: JNS- Traducido por UnidosxIsrael

La entrada
El engaño de Al-Aqsa de los líderes palestinos ataca de nuevo aparece primero en
Unidos x Israel.

Fuente: Unidos x Israel

Share Button

Otras Noticias