Argentina: Una visita al templo y al museo judíos de la calle Libertad

Declarada monumento histórico nacional desde el año 2000, esta sinagoga se empezó a construir en 1897 y es la más antigua de esa comunidad en el país 


“Siempre que haya Torá, habrá sinagoga”, dice el rabino Simón Moguilevsky, director del Museo Judío que ocupa algunas salas del edificio de la calle Libertad 785.

Egresado del Instituto Superior de Estudios Judaicos de la Argentina, docente y doctor en Filosofía, el rabino Moguilevsky es un guía de lujo para la visita organizada el viernes 21 de julio, en el marco de la 
Diplomatura en Cultura Argentina que dicta el Cudes.

“Para que una sinagoga sea considerada tal debe tener el Arca que guarda lo más sagrado para nuestra fe: la Torá, los cinco primeros libros de la Biblia, también llamados Pentateuco. En la Torá, que en hebreo quiere decir enseñanza, están los preceptos según los cuales vivimos”, explica.

El Rabino Moisés Moguilevsky, director del Museo Judío

El Rabino Moisés Moguilevsky, director del Museo Judío

El templo de la calle Libertad, como se lo suele llamar, es elegante y sobrio. En sus paredes laterales, varias placas de mármol contienen los nombres de miembros de la congregación fallecidos. Las fechas corresponden al calendario hebreo.

Las placas de mármol con los nombres de los miembros de la congregación ya fallecidos

Las placas de mármol con los nombres de los miembros de la congregación ya fallecidos

También los bancos exhiben placas con nombres de integrantes de la colectividad.

Sobre el arca, cuelga la lámpara de la luz eterna, que, explica el Rabino, representa el candelabro que todos los días encendía el sacerdote en el templo de Jerusalén. Queda encendida cuando se apagan las demás luces.

Detalle de las placas

Detalle de las placas

Sobre la lámpara, la inscripción “Has de saber delante de quien estás”, a modo de recordatorio de que se está en un lugar que merece respeto y conducta.

Placa en un banco

Placa en un banco

En la cúpula, la estrella de David en cuyo centro cuatro letras representan el nombre del Señor (Adonay).

 Con ese versículo en los labios murieron nuestros mártires

Allí también está escrito un versículo del capítulo 6 del libro de Deuteronomio. “El más importante de nuestra fe y que repetimos tres veces al día, con ese versículo en los labios murieron nuestros mártires”, explica Moliguevsky. Dice así: “Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor uno es”.

La estrella de David en la cúpula

La estrella de David en la cúpula

Es la frase que define el monoteísmo y que nos recuerda que el judaísmo es la más antigua religión monoteísta. Por algo Juan Pablo II los llamó “nuestros hermanos mayores”.

A diferencia del catolicismo, en el que quien oficia la misa es un sacerdote consagrado, en el judaísmo cualquier persona mayor de 13 años puede dirigir las oraciones, aclara el Rabino.

El kipá se usa en el interior del templo como signo de respeto por estar frente a Dios. “Hay otras interpretaciones. Por ejemplo, me enseña que soy un ser humano y hasta acá puedo llegar”, dice Moguilevsky señalando la parte superior de su cabeza.

Una torá en el Museo Judío de la calle Libertad

Una torá en el Museo Judío de la calle Libertad

Esta sinagoga pertenece a la Congregación Israelita de la República Argentina, fundada en 1862 y que, luego de tener varias sedes, adquirió el predio de Libertad 785 y comenzó a construir este templo en 1897. La construcción tomó 35 largos años. Se completó recién en 1932.

El frente de la sinagoga de la calle Libertad. Es monumento histórico nacional desde diciembre de 2000

El frente de la sinagoga de la calle Libertad. Es monumento histórico nacional desde diciembre de 2000

En 1987 falleció en Europa uno de los hombres más ricos de la época, Mauricio de Hirsch, relata Moguilevsky. Su único hijo había fallecido, entonces dividió su fortuna entre sus hermanos perseguidos en Rusia y el resto del mundo. Compró tierras en varios países para llevar a colonos de Ucrania.

El interior elegante y sobrio de la sinagoga más antigua de Argentina

El interior elegante y sobrio de la sinagoga más antigua de Argentina

En Argentina sus adquisiciones fueron en Santa Fe, Entre Ríos, Chaco, La Pampa y Buenos Aires. La primera colonia que aún existe es Moisesville en Entre Ríos, fundada en 1889 cuando llegan los primeros inmigrantes. Es el origen de los llamados “gauchos judíos“. De estos tiempos, están exhibidos en el Museo Judío de la calle Libertad utensilios y herramientas usados por aquellos primeros colonos en Entre Ríos.

Objetos exhibidos en el museo

Objetos exhibidos en el museo

Rollos de Ester -es decir, de los libros sagrados que continúan cronológicamente a la Torá- y otros pergaminos -algunos milenarios-, libros de oraciones, candelabros y otros instrumentos del ceremonial judío, ajuares para la circuncisión y una “nano-Biblia” que sólo puede ser leída con lupa, entre otros, son algunos de los objetos de la colección de este pequeño pero abigarrado museo.

Se destacan también unos cuadros del pintor Maurycy Minkowski, nacido en Varsovia en 1881 y fallecido en Buenos Aires en 1930, que retrató la vida cotidiana y el sufrimiento de su pueblo.

Maurycy Minkowski, pintor polaco. Hay cuadros suyos en el Museo Judío de Buenos Aires

Maurycy Minkowski, pintor polaco. Hay cuadros suyos en el Museo Judío de Buenos Aires

En el templo, hay ceremonias todos los días, a la mañana y a la noche.

El Museo Judío puede ser visitado de martes a viernes, de 11 a 17 horas.

 

 

 

Fuente: Infobae

La entrada
Argentina: Una visita al templo y al museo judíos de la calle Libertad aparece primero en
Unidos x Israel.

Fuente: Unidos x Israel

Share Button

Otras Noticias