6 meses después, la coalición está demostrando que una casa dividida todavía puede mantenerse- Análisis

Armada con un contraste ultraeficaz con Benjamin Netanyahu y diputados aparentemente comprometidos con dejar que lo pasado sea pasado, la coalición está prosperando a pesar de las serias divisiones en sus filas.

El Primer Ministro Naftali Bennett, a la derecha, el Ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid, en el centro, y el Ministro de Finanzas Avigdor Liberman durante una reunión del gabinete en la oficina del Primer Ministro en Jerusalén el 7 de noviembre de 2021 (Marc Israel Sellem / POOL).

Por TAL SCHNEIDER

Sobre el papel, la idea misma se extiende «inverosímil» hasta sus límites: una coalición de ocho partidos políticos tremendamente dispares, cada uno con intereses y distritos electorales en competencia, encabezada por un primer ministro cuyo obituario político se escribió hace años y cuya facción es tan pequeña que podría caber en una minivan con espacio de sobra.

Seis meses después de la toma de posesión, se han escrito montones de cosas sobre la improbable coalición del gobierno israelí. Pero lo que comenzó como un matrimonio de conveniencia con el modesto objetivo de expulsar a Benjamin Netanyahu del poder no solo ha sobrevivido más allá de la fecha de vencimiento prevista, sino que ha prosperado.

Incluso con todas las probabilidades en contra, la coalición del primer ministro Naftali Bennett ha logrado promulgar más leyes que sus predecesoras, incluida la nuez más difícil de romper de todas: el presupuesto estatal.

La coalición también aprobó reformas de supervisión de kashrut sin precedentes, aseguró aumentos de tropas, nombró un fiscal estatal y ocupó puestos clave de jefes de agencias y puestos diplomáticos que quedaron vacantes durante períodos prolongados.

Ha hecho esto a pesar de estar formado por ocho partidos que representan ideologías y comunidades que históricamente han encontrado pocos puntos en común, a pesar de la delgada ventaja de un solo ministro que tiene sobre la oposición, a pesar de que gran parte de la oposición sigue siendo esclava del líder del Likud, Netanyahu, y a pesar de lo que se describió como un lío burocrático que dejó atrás el gobierno anterior.

Lo que parece diferenciar a la coalición es su capacidad para estar en desacuerdo y seguir adelante, sin dejar que los argumentos se conviertan en rupturas devastadoras del gobierno. Y también tiene un arma secreta, un superpegamento que aparentemente ha logrado unir al gobierno sin importar las presiones centrífugas que sufra. El nombre de ese superpegamento: Benjamin Netanyahu.

Manteniendo la tempestad en la tetera

Mantener al gobierno unido no siempre ha sido agradable. Los desacuerdos son endémicos y ha habido tartamudeos significativos al tratar de manejar la crisis del COVID-19. Bennett ha perdido un apoyo considerable entre su base de derecha para oponerse a Netanyahu y vincularse con los izquierdistas y el partido islamista Ra’am, un partido con el que había prometido no sentarse en el gobierno. Acosado por las críticas de la oposición y algunos de sus propios aliados, Bennett ha visto su casa en Ra’anana convertirse en un lugar para las protestas de una mezcla de leales a Netanyahu, anti-vacunas y otros con una larga lista de quejas.

Ha habido pérdidas legislativas cuando los obstáculos ideológicos no se pudieron superar, y arreglar el gobierno significó otorgar muchos más puestos ministeriales y conciertos de amor de los que muchos se sienten cómodos.

Una crisis reciente giró en torno a la cuestión de la violencia contra los palestinos perpetrada por colonos de Cisjordania. A medida que aumentaban los informes de ataques, el ministro de Defensa, Benny Gantz, celebró una reunión de alto nivel sobre el tema a mediados de noviembre, en la que señaló que se estaba tomando en serio, incluso cuando el fenómeno no logró atraer una atención generalizada.

Luego, el 13 de diciembre, Seguridad Pública Omer Barlev tuiteó que durante una reunión con la subsecretaria de Estado estadounidense Victoria Nuland, ella había mencionado la “violencia de los colonos”, que él prometió que Israel estaba tratando.

En cuestión de horas, el tuit había provocado una tormenta de críticas. Barlev fue criticado por aparentemente colocar a los palestinos por delante de los ciudadanos israelíes en Cisjordania, quienes, según los críticos, están sujetos a una violencia aún más grave a manos de los palestinos. Otros, reacios a ser vistos como tolerante con la violencia de los colonos, bombardearon a Barlev por su semántica, que, según ellos, hacía que pareciera que la violencia anti-palestina era un fenómeno de los colonos y no solo la culpa de unos pocos huevos podridos.

Esta no fue la primera vez, ni la última, que el caleidoscopio de partidos del gobierno no encajó perfectamente. La ministra del Interior, Ayelet Shaked, se enfrenta regularmente con miembros de Ra’am: Shaked, una firme partidaria del movimiento de colonos proveniente del partido Yamina de Bennett, está aliada con un movimiento de derecha que busca mantener los pies del gobierno en el fuego con respecto al uso no permitido de la tierra por los árabes, tanto en Cisjordania como en Israel, mientras que Ra’am ha hecho de una de sus principales prioridades el fin de lo que dice son políticas discriminatorias de uso de la tierra que han impedido que los árabes puedan construir viviendas y comunidades legalmente.

En octubre, la ministra de Transporte, Merav Michaeli, del pacífico Partido Laborista, criticó la decisión de Gantz de incluir en la lista negra a seis grupos de derechos palestinos como organizaciones terroristas. «Sugerimos que Merav Michaeli, que no conoce los detalles, no se interponga en el camino de la guerra contra el terrorismo», respondió públicamente el partido Azul y Blanco de Gantz.

Eli Avidar, un ministro sin cartera de Yisrael Beytenu, se ha convertido en un tábano dentro del gobierno, en una rabieta de venganza para que la coalición pague por no haberle entregado un puesto ministerial mejor.

Los miembros de la coalición no esconden sus interminables problemas debajo de la alfombra. Sacan ropa sucia en las redes sociales o en las ondas de radio, a veces con alarmante presteza. Pero en las reuniones del gabinete, esas diferencias parecen disolverse en un segundo plano y logran ponerse de acuerdo sobre el avance de temas controvertidos, incluso si persisten los altercados. De alguna manera, es posible que la capacidad de enfurecerse contra las quejas en otros lugares, de mostrar públicamente a sus electores que no se han vendido, les dé a los miembros espacio para maniobrar y comprometerse en reuniones gubernamentales a puerta cerrada.

De acuerdo en no estar de acuerdo … con Netanyahu

Cuando Bennett y el jefe de Yesh Atid, Yair Lapid, firmaron un acuerdo de coalición con otros partidos en junio para tomar el poder, ambos dijeron que el acuerdo se basaba en que las facciones pudieran llegar a un acuerdo en el 80 por ciento de los asuntos.

«Con respecto al otro 20%, acordamos no estar de acuerdo», afirmó la famosa pareja. “Somos amigos y sabremos resolver cordialmente las diferencias”.

Incluido en ese 20% está el conflicto israelí-palestino. Ambos coincidieron en que resolver el problema más espinoso de la región sería demasiado para esta coalición, dado el abismo entre partidos.

Pero también hay muchos otros problemas que contradicen la afirmación del 80-20: dónde poner el dinero, cómo volver a encarrilar la economía, a quién nombrar para los puestos judiciales y los enfrentamientos entre religión y estado, por nombrar algunos.

Incluso si las partes en realidad no están de acuerdo en el 80% o el 50% de los problemas, el único tema que los unió inicialmente sigue siendo el pegamento que los mantiene unidos: Benjamin Netanyahu.

Desde la oposición, Netanyahu ha manejado casi todas las palancas que tiene para sumar puntos contra el gobierno. Mantiene a los diputados de su facción y a los aliados bajo su control, exigiendo que continúen llamándolo primer ministro. Insulta sin piedad al líder de Ra’am, Mansour Abbas, y a cualquiera que se atreva a trabajar con el partido árabe. Constantemente intenta cortejar a los miembros de la coalición que parecen vacilar, e impulsa la legislación que sabe que dejará al descubierto las fisuras del gobierno de la manera más desfavorable, manteniendo al cuerpo político en un constante estado de tensión.

Sin embargo, los observadores están de acuerdo en que lo que él podría hacer para derrocar inmediatamente al gobierno es algo que no hará rotundamente: dimitir como jefe del Likud o abandonar la política por completo.

“Sin Netanyahu, nos uniríamos a un gobierno liderado por el Likud. No hay duda de que un Likud sin Netanyahu cambiaría toda la situación política ”, dijo recientemente el ministro de Finanzas, Avigdor Liberman, a la estación de radio FM103.

“En este momento, este es el mejor gobierno que se podría formar”, continuó. “¿Qué pasará después de la era de Netanyahu? Quizás valga la pena preguntarse por qué todos nosotros [ex miembros del Likud] dejamos el Likud. La respuesta es que fue solo por Netanyahu «.

Fuente: TheTimesofIsrael- Traducido por UnidosxIsrael

La entrada
6 meses después, la coalición está demostrando que una casa dividida todavía puede mantenerse- Análisis aparece primero en
Unidos x Israel.

Fuente: Unidos x Israel

Share Button

Otras Noticias